estereotipos mujeres prostitutas en la celestina

Y dice para sí: Desto vivo, desto me arreo. En cuanto a Elicia, Rojas nos la presenta como una mujer que disfruta de la relativa independencia que le provee su profesión de prostituta, y con una capacidad individual de rechazo de aquellos elementos del oficio que le resultan odiosos. Así, cuando Celestina le reclama: Pues en aquellas tales te avías de abezar y de provar, de quantas vezes me lo as visto hazer.

Esta parsimonia altiva de Elicia privilegiando los placeres de la vida no debe sorprender al lector, ya que siendo discípula de Celestina, Rojas no podía concebirla como un personaje débil. She does, however, reserve her right to practice only those elements of the trade which interest her.

Las riquezas las hacen a éstas hermosas y ser alabadas, que no las gracias de su cuerpo, que assí goze de mí, unas tetas tiene para ser donzella como si tres vezes oviesse parido; no parescen sino dos grandes calabazas. La institución del matrimonio y las ataduras del ejercicio sexual que significaba para las mujeres, tanto casadas como solteras, fueron también el blanco de las críticas de Rojas. Con este grito de rebeldía nuestra heroína parece hacer un llamado a todas las mujeres a liberarse.

En esto estriba el feminismo radical que parece proponer Rojas. Centurio y Traso el Coxo, son caricaturas masculinas que sólo inspiran risa y burla. Frecuentaban plazas e iglesias, siempre andaban con el rosario en la mano, tenían oficios que les ayudaba a subsistir y que usaban como pantalla para disimular su actividad clandestina. Desempeñaban labores de costura, preparación y venta de perfumes, cosméticos y aderezos.

Tenían la habilidad de reconstruir el himen de las jóvenes que habían perdido su virginidad. Así Manuel Criado de Val afirma: Podría ser Toledo o Salamanca, Lisboa o Sevilla, etc.

Las huertas con altos muros, así como las tenerías en las puestas del río, son propias de ciudades importantes de ambas Castillas en las orillas del Tajo y en las del Duero.

La posesión de grandes bienes queda asimilada a la nobleza. A fines del siglo XV la calidad de rico determina a la de noble. Los que poseen medios de fortunas que le permitan vivir excento de todo trabajo entraran en el grupo superior.

La guerra se aleja de la vida cotidiana y en el estadio pacifico de la sociedad la riqueza es honorable y honra a su poseedor. La riqueza heredada honra mas. El desplazamiento de las actividades hacia nuevas formas de ocio como el torneo, la caza, el amor y la cultura , caracterizaran esta época. Esta superioridad se manifiesta en la posesión de bienes y personas. El placer no comunicados no es placer". Los padres de Calixto acumularon fortuna; su conducta es condicionada por la posesión heredada, no ganada.

La aparición de estos hijos de ricos hace que en siglo XV se desarrollen y multipliquen los artículos de consumo y lujos alimentos , bebidas, trajes, etc. Celestina lo reconoce y lo afirma: Cuando se le recomienda que huya de los peligros del amor ninguno de sus criados le propone empresas guerreras.

No hay mención de propiedades señoriales y la obra se refiere " a renteros por lo que se desprende que Calixto es dueño de tierras de las cuales obtiene renta. Sempronio habla de pequeñas y cotidianas compras en la plaza, de lo que se infiere que su hacienda familiar no tiene producción propia. En una casa antigua y señorial se abastecía y no era necesario la compra diaria, sino que las compras eran en grueso y no con frecuencia.

El mundo de la Celestina es producto de la civilización urbana, se corresponde con el auge del renacimiento sobre la base del desarrollo: La Celestina es producto de la cultura ciudadana. Burgos estaba poblada de mercaderes y fue Venecia quien superó a todas las ciudades del mundo por su gran cantidad de trafico marítimo. La ciudad es el medio del deleite, de la vida alegre y exuberante, del gasto superfluo, de la comunicación y de la ostentación.

La nobleza antigua vive en el campo, los ricos ennoblecidos en la ciudad. Los personajes de la celestina corresponden al tipo urbano. La ciudad es el lugar donde circula el dinero y se satisfacen los placeres. Placer y dinero son medios para lograr la felicidad. El proceso de mundanización en el renacimiento va ligado al placer sensual y gusto por la vida y por los cambios.

Calixto y Melibea sufren el "amor pasión". Juan de Mena en su obra 6 enumera las causas del bien querer del mal amor. En honor a la brevedad de este trabajo solo haré referencia a tres. El amante en su ceguera personal endiosa la belleza y la armonía se antepone a Dios; sustituye al ser amado con Dios que es el fin absoluto, antepone el objeto de su pasión ante la sociedad.

Es el caso de Calixto que trata a Melibea como Diosa. Utilizadas con fines de soborno y cohecho , con límites entre dar y recibir dados por la intención. Es el caso de Celestina cuando recibe en pago por los servicios prestados a Calixto: La diferencia de los linajes nacen de la distinción que los hombres hacen entre uno y otro.

Esta diferencia surge del bien obrar de cada uno. Calixto elogia a Melibea en estos términos: El amor es fuente de pasión y goce. Melibea accede y pierde su vergüenza y su honra. El amor es fuente de gozo y también de dolor y causa la muerte. Calixto obtiene el amor de Melibea gracias a los oficios de Celestina y comienza el romance entre ellos.

Se pierde la razón y comienza la pasión. Los nuevos ricos basaron su reputación en el dominio sobre cosas y personas como demostración de su capacidad pecuniaria exenta del trabajo productivo.

Estos servidores son bien instruidos y conseguirlos suponen mayores gastos. El criado era miembro de la casa, con deberes morales para su amo y el resto de la familia. Hay en la obra fidelidad pero se manifiesta en ellos burlas inspiradas en el rencor social. Primeramente condena la aventura de Calixto y le advierte contra sus peligros y contra Celestina.

Pero esto no impide que se una a Sempronio para robar a Celestina una parte de la cadena de oro que le regalara Calixto. Sempronio es a veces abnegado y leal pero también torpe y dispuesto a sacar todo el provecho posible de los vicios y caprichos de sus amo.

Es infiel, venal, abyecto y vil. Egoísta y cobarde fomenta el amor de Calixto por Melibea y hace de intermediario con Celestina porque piensa que el enamorado es una especie de loco que tira su dinero.

Sempronio es el que degüella a Celestina porque esta no quiere darle el tercio de la cadena de oro. Y por ello, a pesar de su huida es detenido y decapitado en la plaza como ladrón y asesino.

La diferencia entre la figura del gracioso y la del criado celestinesco: Los servidores buscan conseguir su provecho en detrimento de los intereses de su amo, habiendo rencor en su posición. Celestina dice con resentimiento que Calixto es tan rico que un poco de lo que le sobra podría ella salir de su pobreza. El odio de Elicia y Aréusa contra Melibea no es tanto por la muerte de sus amantes como por la riqueza de la doncella.

En la edad media el determinismo se funda en la sangre nobiliaria. En la Celestina, lo bueno, lo malo la felicidad o la desdicha dependen de la posesión de la riqueza.

Lo que condiciona al amor también es la riqueza. Y esta posesión de la riqueza, base principal del sistema , tiende a ampliarse fuera de los grupos detentadores de la propiedad territorial.

Así los pobres, los criados apetecen la riqueza y anhelan la felicidad. Se considera que no hay diferencia en el fondo, amos y criados son de la misma brutalidad carnal.

Calixto al aproximar su amor por Melibea soporta una broma de su criado Sempronio. Melibea voluntariosa y sensual explica a su criada Lucrecia sus deseos de amor carnal. En el siglo XV el desarrollo de la riqueza, la expansión del bienestar material, el auge de la burguesa va acompañada de las posibilidades de éxito en la vida ciudadana.

La peste azotó ciudades y al reducir la población dejó puestos libres y se produjo una movilidad social. En la Celestina se descubre un pragmatismo , agrio y pesimista, maquiavelismo del comportamiento interindividual, desligados de vínculos tradicionales.

Celestina se atribuye prudencia y Calixto la elogia como astuta, cautelosa. La imagen maquiavélica de la serpiente se va dibujando.

La vieja propone a los criados ser " astutos en lo mundano". El arte o la técnica de la conducta se unen a los aspectos de mundanización y secularización. No se habla de virtud sino de prosperidad. La prudencia no es mas que una decantación de la experiencia.

El saber empírico lo lleva hacia un pragmatismo moral. El arte de la experiencia se presenta distinta y contradictorio a la filosofía moral. Ese pragmatismo arrincona a los valores morales. Los nuevos ricos hacen ostentaciones de la riqueza transformando los valores vigentes, entrando en crisis moral por lo que los grupos protestan contra el status, despertando nuevas apetencias que se apoyan en una concepción autónoma, secularizada del orden de la naturaleza; el comportamiento es calculado y tecnificado.

Desde el clasicismo se ha querido desentrañar y la intima relación de causalidad que mueve el acontecer histórico. Revelar el nexo creía Tucídides. La generaciones posteriores no lo vieron posible, surge así el concepto de fortuna para designar aquellos altos en el que el sucederse de los hechos no encontraba explicación causal. Para Polibio fortuna es el eslabón extraviado de una cadena de causación.

Para San Agustín, ese eslabón que aparentemente falta, esta en la cadena aunque no acertemos a verlo: El hombre medieval creía en una ordenación del mundo, lo que le permitía saber de antemano el efecto de determinada acción. Su creencia era en un orden racional— finalista: Ese fin no es otro que el de la razón sapiencial conoce y enuncia un fin inserto en el orden creado por Dios, en el cual cada cosa tiende a lo que le señala su naturaleza.

Se trata de una ordenación metafísica que en la baja edad media comienza a resquebrajarse. Con Duns Scoto, la ley natural deja de ser función del orden universal racional y de las sanciones que acompañan su incumplimiento.

Las cosas humanas no responden a un orden objetivo y fijo. El mundo aparece como un desconcierto, los hechos se suceden en forma desordenada y sin finalidad racional, es lo que se llama la fortuna. Nuevos Ricos Pleberio, padre de Melibea es afectuoso, protector, generoso y comprensivo contrasta con las características típicas del señor feudal que antepone su honor y mandato.

Engañado por Melibea se muestra vacilante, poco prudente pero demuestra tener en alza su honra y su amor paternal se desborda. Pleberio creía en una ordenación racional-finalista: La fortuna ha sido caracterizada por Juan de Mena con las notas de: Esta fortuna lucha contra los hombres, los ensalza, los premia, los abate, los castiga". La fortuna obra sobre cosas exteriores, sobreviene en bienes materiales. La fortuna no es movimiento hacia un fin inserto en una trascendente metafísica ordenación.

Es un movimiento que se desenvuelve en acontecer y cuyo orden puede estar en la propia movilidad. A fines del siglo XV se intensificó el uso del reloj y Calixto en su impaciencia amorosa se sujeta a la marcha regulada del reloj, viendo en este la imagen del mecanismo del cosmo, medita: La idea de fortuna va introduciendo una nueva concepción del encadenamiento de los hechos que no parece responder a un nexo racional y moral pero reconoce una concatenación entre ellos. La idea mundanizada de la fortuna, inspirada en el senequismo que aparece en el primer humanismo es proyectada al mundo natural de los hombres y las cosas para explicar el curso de los hechos.

Rojas cree modernamente en las causas segundas o naturales, Dios ha ordenado el mundo al crearlo, al modo como la marcha regular del reloj supone el relojero. La conservación del orden — en este caso el orden moral violado- se mantiene por la acción de las causas segundas. No hay una relación sustancial entre delito y castigo sino una conexión fenoménica.

Es el anuncio de la idea de causalidad que alcanzara vigencia con David Hume. La mente renacentista pasa por una faz previa donde la naturaleza es como región de fuerzas ocultas. Las fuerzas juegan entre sí y para un resultado concreto hay que manejar aquellas fuerzas y obligarlas a cambiar su juego. El siglo XV y XVI se los entiende empíricamente , con ese fondo invisible de las fuerzas ocultas del mundo. Tal es el sentido de la magia. La hechicería es consecuencia de una concepción de la naturaleza vista como un mundo de fuerzas invisibles pero articuladas de forma tal que la hechicera puede operar, sabiendo lo que hay que hacer para cambiar su movimiento.

Esta visión de la naturaleza es compatible y dependen del espíritu de dominio del mundo natural que inspiran al hombre renacentista. La magia es un arte, sabiamente adquirido para combinar fuerzas naturales con vista a la obtención de ciertos resultados previstos. La burguesía mercantil aparece principalmente en Burgos, Sevilla y Medina del Campo como producto del auge marítimo. Los barcos castellanos tiene gran actividad y la obra hace referencia a los navíos de Pleberio que Melibea contempla desde los altos de su casa.

La virtud aparece condicionada por la riqueza. Esta engendra vicios como prodigalidad o avaricia. Pleberio no dice con honra se hizo rico sino que con sus holgados medios adquirió honra.

Así declara que no lo mueve nada el remedio de su amo sino salir el de la pobreza y expresa: El cuidado de la hacienda , la atención al provecho, es el principio que Celestina recomienda a Aréusa para gobernarse: El término provecho, traducción del latino "lucrum" designa la ganancia material de una actividad.

estereotipos mujeres prostitutas en la celestina

La riqueza heredada honra mas. El desplazamiento de las actividades hacia nuevas formas de ocio como el torneo, la caza, el amor y la cultura , caracterizaran esta época. Esta superioridad se manifiesta en la posesión de bienes y personas. El placer no comunicados no es placer".

Los padres de Calixto acumularon fortuna; su conducta es condicionada por la posesión heredada, no ganada. La aparición de estos hijos de ricos hace que en siglo XV se desarrollen y multipliquen los artículos de consumo y lujos alimentos , bebidas, trajes, etc. Celestina lo reconoce y lo afirma: Cuando se le recomienda que huya de los peligros del amor ninguno de sus criados le propone empresas guerreras. No hay mención de propiedades señoriales y la obra se refiere " a renteros por lo que se desprende que Calixto es dueño de tierras de las cuales obtiene renta.

Sempronio habla de pequeñas y cotidianas compras en la plaza, de lo que se infiere que su hacienda familiar no tiene producción propia. En una casa antigua y señorial se abastecía y no era necesario la compra diaria, sino que las compras eran en grueso y no con frecuencia. El mundo de la Celestina es producto de la civilización urbana, se corresponde con el auge del renacimiento sobre la base del desarrollo: La Celestina es producto de la cultura ciudadana.

Burgos estaba poblada de mercaderes y fue Venecia quien superó a todas las ciudades del mundo por su gran cantidad de trafico marítimo. La ciudad es el medio del deleite, de la vida alegre y exuberante, del gasto superfluo, de la comunicación y de la ostentación.

La nobleza antigua vive en el campo, los ricos ennoblecidos en la ciudad. Los personajes de la celestina corresponden al tipo urbano. La ciudad es el lugar donde circula el dinero y se satisfacen los placeres.

Placer y dinero son medios para lograr la felicidad. El proceso de mundanización en el renacimiento va ligado al placer sensual y gusto por la vida y por los cambios. Calixto y Melibea sufren el "amor pasión".

Juan de Mena en su obra 6 enumera las causas del bien querer del mal amor. En honor a la brevedad de este trabajo solo haré referencia a tres. El amante en su ceguera personal endiosa la belleza y la armonía se antepone a Dios; sustituye al ser amado con Dios que es el fin absoluto, antepone el objeto de su pasión ante la sociedad.

Es el caso de Calixto que trata a Melibea como Diosa. Utilizadas con fines de soborno y cohecho , con límites entre dar y recibir dados por la intención. Es el caso de Celestina cuando recibe en pago por los servicios prestados a Calixto: La diferencia de los linajes nacen de la distinción que los hombres hacen entre uno y otro.

Esta diferencia surge del bien obrar de cada uno. Calixto elogia a Melibea en estos términos: El amor es fuente de pasión y goce. Melibea accede y pierde su vergüenza y su honra. El amor es fuente de gozo y también de dolor y causa la muerte.

Calixto obtiene el amor de Melibea gracias a los oficios de Celestina y comienza el romance entre ellos. Se pierde la razón y comienza la pasión. Los nuevos ricos basaron su reputación en el dominio sobre cosas y personas como demostración de su capacidad pecuniaria exenta del trabajo productivo.

Estos servidores son bien instruidos y conseguirlos suponen mayores gastos. El criado era miembro de la casa, con deberes morales para su amo y el resto de la familia. Hay en la obra fidelidad pero se manifiesta en ellos burlas inspiradas en el rencor social.

Primeramente condena la aventura de Calixto y le advierte contra sus peligros y contra Celestina. Pero esto no impide que se una a Sempronio para robar a Celestina una parte de la cadena de oro que le regalara Calixto. Sempronio es a veces abnegado y leal pero también torpe y dispuesto a sacar todo el provecho posible de los vicios y caprichos de sus amo. Es infiel, venal, abyecto y vil. Egoísta y cobarde fomenta el amor de Calixto por Melibea y hace de intermediario con Celestina porque piensa que el enamorado es una especie de loco que tira su dinero.

Sempronio es el que degüella a Celestina porque esta no quiere darle el tercio de la cadena de oro. Y por ello, a pesar de su huida es detenido y decapitado en la plaza como ladrón y asesino. La diferencia entre la figura del gracioso y la del criado celestinesco: Los servidores buscan conseguir su provecho en detrimento de los intereses de su amo, habiendo rencor en su posición. Celestina dice con resentimiento que Calixto es tan rico que un poco de lo que le sobra podría ella salir de su pobreza.

El odio de Elicia y Aréusa contra Melibea no es tanto por la muerte de sus amantes como por la riqueza de la doncella. En la edad media el determinismo se funda en la sangre nobiliaria. En la Celestina, lo bueno, lo malo la felicidad o la desdicha dependen de la posesión de la riqueza. Lo que condiciona al amor también es la riqueza. Y esta posesión de la riqueza, base principal del sistema , tiende a ampliarse fuera de los grupos detentadores de la propiedad territorial.

Así los pobres, los criados apetecen la riqueza y anhelan la felicidad. Se considera que no hay diferencia en el fondo, amos y criados son de la misma brutalidad carnal.

Calixto al aproximar su amor por Melibea soporta una broma de su criado Sempronio. Melibea voluntariosa y sensual explica a su criada Lucrecia sus deseos de amor carnal. En el siglo XV el desarrollo de la riqueza, la expansión del bienestar material, el auge de la burguesa va acompañada de las posibilidades de éxito en la vida ciudadana. La peste azotó ciudades y al reducir la población dejó puestos libres y se produjo una movilidad social.

En la Celestina se descubre un pragmatismo , agrio y pesimista, maquiavelismo del comportamiento interindividual, desligados de vínculos tradicionales. Celestina se atribuye prudencia y Calixto la elogia como astuta, cautelosa.

La imagen maquiavélica de la serpiente se va dibujando. La vieja propone a los criados ser " astutos en lo mundano". El arte o la técnica de la conducta se unen a los aspectos de mundanización y secularización. No se habla de virtud sino de prosperidad. La prudencia no es mas que una decantación de la experiencia. El saber empírico lo lleva hacia un pragmatismo moral. El arte de la experiencia se presenta distinta y contradictorio a la filosofía moral.

Ese pragmatismo arrincona a los valores morales. Los nuevos ricos hacen ostentaciones de la riqueza transformando los valores vigentes, entrando en crisis moral por lo que los grupos protestan contra el status, despertando nuevas apetencias que se apoyan en una concepción autónoma, secularizada del orden de la naturaleza; el comportamiento es calculado y tecnificado.

Desde el clasicismo se ha querido desentrañar y la intima relación de causalidad que mueve el acontecer histórico. Revelar el nexo creía Tucídides. La generaciones posteriores no lo vieron posible, surge así el concepto de fortuna para designar aquellos altos en el que el sucederse de los hechos no encontraba explicación causal. Para Polibio fortuna es el eslabón extraviado de una cadena de causación. Para San Agustín, ese eslabón que aparentemente falta, esta en la cadena aunque no acertemos a verlo: El hombre medieval creía en una ordenación del mundo, lo que le permitía saber de antemano el efecto de determinada acción.

Su creencia era en un orden racional— finalista: Ese fin no es otro que el de la razón sapiencial conoce y enuncia un fin inserto en el orden creado por Dios, en el cual cada cosa tiende a lo que le señala su naturaleza.

Se trata de una ordenación metafísica que en la baja edad media comienza a resquebrajarse. Con Duns Scoto, la ley natural deja de ser función del orden universal racional y de las sanciones que acompañan su incumplimiento.

Las cosas humanas no responden a un orden objetivo y fijo. Se ha denunciado esta presentación. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento. La realidad social de la celestina. Panorama social y cultural del sigl Dirección de correo electrónico. Correo electrónico enviado correctamente.

Mostrar SlideShares relacionadas al final. Código abreviado de WordPress. Full Name Comment goes here. Are you sure you want to Yes No. Insertados 0 No insertados. No hay notas en la diapositiva. La realidad social de la celestina 1. Aparece en varias ediciones con ligeroscambios, desde el año al Existe mucha polémica en torno a la autoría de laobra, ya que el propio Rojas afirma haber encontrado el primer acto y ser autor él delresto.

Un ejemplo de esto podríaser la siguiente intervención de Calisto: Podemos considerarla como elprincipio del Renacimiento. Lo humano, la posible adoración de un cuerpo humano; y de ahí toda laliteratura, la escultura, el arte que deja de ser recatado y religioso, para empezar adestaparse laicamente.

La sociedad europea de este siglo se caracteriza por el crecimiento de lasciudades y el desarrollo comercial, que favorece el conocimiento de nuevas culturas y elenriquecimiento de una burguesía que imita las maneras y los gustos de la nobleza1. También se extiende el prestigio de la cultura, protegida por una nueva nobleza.

A lo largo del siglo XV se agudizaron las tensionesentre las distintas comunidades, y cobró mucha importancia ser cristiano viejo. Resulta imposible no relacionar a los personajes de Trotaconventos yCelestina, innovadores en la literatura universal.

Pero esta influencia no es directa, sinoque ambas obras estuvieron influenciadas por el Pamphilus de Amore. Vemos tambiénuna huella clara de una de las obras cumbre del Siglo de Oro valenciano, Tirant loBlanch6, de Joanot Martorell. En este caso hay muy pocos años de diferencia entre lapublicación de ambas obras, y las coincidencias son mayores que en el caso del Libro deBuen Amor.

También aquí establecemos unos paralelismos entre los personajes deCelestina y Plaerdemavida, entre otros. Consiguió dotarlos de vida, ydarles una profundidad psicológica que los aleja de los modelos de la literaturamedieval. Pero lo irónico y novedoso, y por supuesto profundamente feminista, es que sea no sólo una mujer la que tiene el remedio, sino una mujer de la clase trabajadora, con una triple profesión que ha sido objeto del escarnio social a través de los siglos: En casa de Melibea, Celestina le lleva el mensaje de Calisto, ante lo cual Melibea reacciona con indignación y enojo con estas palabras: Por cierto, si no mirasse a mi honestidad, y por no publicar su osadía desse atrevido, yo te hiziera, malvada, que tu razón y vida acabaran en un tiempo.

Y dice para sí: Desto vivo, desto me arreo. En cuanto a Elicia, Rojas nos la presenta como una mujer que disfruta de la relativa independencia que le provee su profesión de prostituta, y con una capacidad individual de rechazo de aquellos elementos del oficio que le resultan odiosos. Así, cuando Celestina le reclama: Pues en aquellas tales te avías de abezar y de provar, de quantas vezes me lo as visto hazer.


Warning: printf() [function.printf]: Too few arguments in C:\PB\Plugins\TemplateConvertorHost\htdocs\wordpress\wp-content\themes\creativ-business\comments.php on line 46

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *